1. EntumecimientoEn la Clínica del Pie Cristina Pons estaremos a tu entera disposición para atenderte con cualquier contratiempo que sufras. Tienes que saber que los problemas en las extremidades inferiores son más comunes de lo que puede parecer, pero poca gente le pone remedio. Si notas un entumecimiento seguramente se deba a algún daño nervioso que provoca una neuropatía. Es muy recomendable ponerse en manos de profesionales que eviten que pueda derivar en algo grave.

  2. Pie planoSe trata de una enfermedad que afecta al 20% de la población mundial y que consiste en que gran parte de la planta (en algunos casos completamente) está en contacto con el suelo. El arco de los pies se suele formar durante la infancia, entre los 4 y los 6 años, por lo que es normal que los niños tengan los pies planos. Esta dolencia se podrá desarrollar en adultos, pero siempre a partir de algún problema como tendones rotos o como parte de un proceso de envejecimiento.
  3. Dolor al caminarGracias a nuestro amplio catálogo de servicios podremos atenderte ante cualquier problema que sufras. Es muy normal que tras grandes esfuerzos o tras haber estado de pie durante mucho tiempo, aparezca dolor en las extremidades inferiores. Lo que es menos usual es que lo notes mientras caminas. Esto se puede deber a una tendinitis en el Talón de Aquiles, que podría empeorar y causar graves trastornos si no es tratada.
  4. OnicocriptosisAunque el nombre no te suene demasiado, se trata de uno de los problemas más comunes. Se trata de la famosa "uña encarnada" y pese a ser tan corriente puede llegar a ser peligrosa si no es debidamente tratada. Es una dolencia que ataca, por regla general, al dedo gordo y que consistirá en que un borde lateral se introduce en el tejido blando del surco. Su aparición se puede deber a muchos motivos, como la morfología de la uña o la utilización de un calzado inadecuado.
  5. PapilomaLos papilomas o verrugas plantares son afecciones víricas que aparecen con bastante frecuencia, sobre todo entre la población joven. La inmensa mayoría de los casos por contagio tienen que ver con la poca protección de los pies en zonas húmedas como piscinas, playas o duchas. Normalmente el tratamiento puede llegar a alargarse en el tiempo, aunque terminarán siendo de gran efectividad.